21 de enero de 2014

Ian Somerhalder, de ‘vampiro sexy’ a ‘vampiro verde’

El actor Ian Somerhalder, Damon Salvatore en ‘Crónicas vampíricas’, se ha comprometido con la causa verde y ha creado su propia fundación para ayudar al planeta. Nos pusimos en contacto con él para que nos explicara las acciones y retos de su organización.



Da click en "leer más" para ver el resto de la noticia!

Hiperfamosos y medio ambiente. Nos suena sobre todo lo que hacen Leonardo di Caprio, Robert Redford, Matt Damon, Brad Pitt -cuyas buenas intenciones con las casas ecológicas para los afectados por el huracán ‘Katrina’ de Nueva Orleans han fracasado últimamente al presentar serios problemas de habitabilidad-, Angelina Jolie, George Clooney y Cameron Diaz, pero el actor y modelo Ian Somerhalder, de 35 años, famoso por interpretar a Boone Carlyle en la serie ‘Perdidos’ (Lost) y a Damon Salvatore en Crónicas vampíricas’ (The Vampire Diaries), es uno de los rostros del ‘star system’ de Hollywood que con mayor credibilidad se ha implicado en la defensa del planeta.

Tanto se ha comprometido con lo verde que, más allá de apoyos puntuales acá o allá en defensa de bosques y mares, ha creado su propia fundación, que lleva su nombre y que cuenta con un centenar de colaboradores voluntarios repartidos por el mundo. Entrando en su web, uno puede encontrar completa información sobre sus campañas y cómo colaborar (y también, todo sea dicho, alegrarse la vista con retratos de Ian, que ha sido elegido en diversas listas como el “hombre más atractivo” y el “vampiro más sexy”). Le escribimos para conocer al vampiro verde, y así contestó, personalmente y con esa entusiasta y abstracta efusividad que emplean a menudo muchas de las grandes estrellas norteamericanas, a El Asombrario.

Resúmenos en tres frases los principios y objetivos de tu fundación.

La Fundación Ian Somerhalder tiene como objetivo motivar, capacitar y educar, y colaborar con personas en proyectos que tengan un impacto positivo en el planeta y sus criaturas. Ante todo, nuestro objetivo es hacer avanzar nuestra misión. Reconocemos que la gente joven, uno de los recursos menos aprovechados del planeta, son el futuro y son la clave para crear un planeta más sostenible y un mañana mejor, y queremos motivarlos para que tengan un impacto positivo de alcance global.



Hay muchos famosos en Estados Unidos comprometidos en causas solidarias y de defensa del medio ambiente; mucha gente puede pensar que es puro marketing para promoción personal; ¿qué hace a la Fundación IS distinta frente a otras tantas propuestas y reclamos?

Aunque la Fundación IS lleva mi nombre, el corazón y el alma de la fundación son los increíbles voluntarios que la dirigen. No te puedes imaginar lo duro que trabajan, también en España. No se mueven por recibir reconocimiento, sino porque creen en que es posible crear un mañana mejor. Lo hacen porque respetan la naturaleza y todas las formas de vida. El amor por lo que hacen corre por sus venas e impregna todo lo que sale de la ISF. Todo está hecho por amor, y no por amor a mí. Yo soy solo uno más. Lo hacen porque aman al planeta. Y porque quieren un futuro mejor para sus hijos y los hijos de sus hijos. Creo que no existe una organización semejante en todo el mundo. Esa es una de las razones por las que la ISF tiene tanto éxito comparada con otras organizaciones. En la ISF alentamos la diversidad de pasiones, lo que atrae a gente de todo tipo y de todos los rincones del planeta, creando una fuerza dinámica unificada cuyo objetivo principal es el bienestar del planeta.

Se creó a finales de 2010; ¿qué pasos habéis dado en estos tres años?, ¿cuáles han sido vuestros principales logros?

Estoy orgulloso de muchas cosas, y de todo lo que se ha conseguido en un periodo de tiempo tan corto, pero quiero dejar claro que nada de esto sería posible sin la dedicación incansable de nuestros voluntarios. Pasan ya del centenar por todo el mundo, trabajando juntos para crear un cambio positivo. Me siento abrumado al pensar en toda la energía y pasión que tiene esta gente. En tan solo tres años han ayudado a desarrollar una campaña para garantizar que las leyes contra la crueldad animal en la Columbia Británica (Canadá) protejan a los perros de trineo; han movilizado a la juventud para que participase en una campaña de envío de cartas para detener la matanza de caballos en Estados Unidos; han fomentado la sensibilización en torno a la Conferencia de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas Río+20 a través de una serie de vídeos y campañas de envío de cartas, en colaboración con el Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC, en sus siglas en inglés); han sacado adelante la campaña Plastic Straws Can Suck It!, que educa a la gente sobre los residuos que se generan con el uso de pajitas de plástico y provee las herramientas necesarias para que los embajadores de esta causa creen entornos libres de pajitas; han organizado la limpieza más grande de la historia en la playa de Santa Mónica en colaboración con Heal the Bay con 107 zonas de limpieza a lo largo de California; y recientemente han lanzado un programa increíble de desarrollo personal llamado U Factor, que ayuda a la gente joven a identificar sus pasiones, cultivar sus talentos y amplificar su propósito. ¡Y esto es solo la punta del iceberg! Nuestros voluntarios han hecho tantas cosas que es difícil enumerarlas todas aquí; sin ellos, la Fundación IS no estaría en movimiento. Tengo mucha suerte de trabajar con esta gente que siente tanta pasión por el planeta como yo.

Tengo entendido que el principal objetivo final es crear un santuario para recuperar animales desprotegidos. ¿Cómo sería ese santuario y dónde estaría localizado? ¿Estaría enfocado a unas especies determinadas y un territorio determinado?

Sí, el santuario de animales es definitivamente uno de los proyectos que siento más cercanos a mi corazón. Estamos en el proceso de asegurarnos un terreno en mi estado natal de Luisiana, en Estados Unidos, para construirlo. En última instancia, será un refugio para animales de todo tipo que hayan sido abandonados o maltratados. Y servirá también como refugio para niños que tienen reputación de ser acosadores escolares. Al llevarlos al santuario y enseñarles cómo cuidar de los animales, les enseñaremos también habilidades para la vida y cómo tratar a los demás con respeto y compasión. Al salvar a los animales, estamos también salvando a las personas. Es un círculo grande y hermoso; me siento afortunado de formar parte de él.

¿Cómo ves la situación de la naturaleza, de la salud del planeta en general? ¿Algún problema que te cause un impacto y preocupación con más fuerza?

En la Fundación IS percibimos el medio ambiente como un organismo interconectado del que formamos parte. No somos entidades independientes. Todo está conectado con lo demás y, por lo tanto, todos los problemas están vinculados y me preocupan de igual manera. Entendiendo esta interconexión y aprovechándola podremos empezar a revertir los cambios que estamos causando y demostrar al planeta el aprecio y respeto que se merece.


¿Y cómo ves la concienciación en general de la gente respecto al deterioro del medio ambiente? ¿Alguna zona del planeta que te toca el corazón más directamente?

Es muy alentador ver la cantidad de gente que se está informando sobre los problemas globales. Las redes sociales han creado un medio de comunicación que supera todas las barreras geográficas, culturales y políticas. Gente de todo el mundo comparte sus pasiones y conocimientos con los demás cada segundo de cada minuto de cada día. El conocimiento nos capacita, eso es crucial.

¿Y la implicación de los gobiernos y grandes empresas en el medio ambiente?

Aunque los gobiernos y las grandes compañías tienen mucha fuerza e influencia, no son más importantes que tú y que yo a la hora de crear conciencia y caminar hacia un cambio positivo.

fuente: El asombrario

No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario